Materiales
refractarios

Materiales refractarios

El propósito de los materiales refractarios es aguantar la temperatura requerida en forjas, hornos industriales, incineradores, centrales eléctricas etc. sin contaminar otros materiales y mantener el calor en el área donde sea necesario.
Los refractarios densos son pesados con baja porosidad pero alta fuerza mecánica.
Los refractarios de aislamiento tienen mayor porosidad lo que los hace menos densos con baja conductividad térmica. Esto aumenta la eficiencia y reduce la cantidad de energía requerida para el proceso que se esté haciendo.
La forma más común de refractario denso es el ladrillo refractario. Hecho de silicatos de aluminio hidratado con una pequeña cantidad de otros elementos, son versátiles y relativamente baratos. Ladrillos refractarios con alto contenido en alúmina pueden trabajar a altas temperaturas. Refractarios con un contenido del 99% en alúmina son conocidos como corindón y se usan en procesos sobre 1500 C como por ejemplo echar acero, hacer vidrio, fusión de cenizas, incinerador y moldes para hacer superaleaciones.
Silicato de zirconio es el principal ingrediente de los refractarios de zirconio los cuales son extremadamente fuertes a temperaturas de 1750 C. Se usan para construir forjas y hornos industriales  para hacer crisol en la industria metalúrgica porque no tienen reacción con metales líquidos y en las fundiciones de vidrio porque no se humedecen por el vidrio fundido.
Los refractarios monolíticos se distribuyen sin una forma específica  para ser echados, proyectados  o apisonados en el lugar deseado. Los refractarios de proyección se conocen también como cementos refractarios y contienen alto contenido en alúmina. Se usan en las industrias de hierro y acero en vagonetas, calderas y para cubrir el suelo, puertas, paredes y otras áreas donde ocurre el proceso. Cementos de aislamiento contienen agregados de peso ligero como  la vermiculita. Son más débiles que los hormigones estándar.
Refractarios plásticos se suministran en arcilla como bloques los cuales se pueden cortar a la medida y apisonarlos en el lugar. Están diseñados para reparar ladrillos o revestimiento de monolíticos y se usan en cucharones y lavados.
Ladrillos de aislamientos están hechos de arcilla refractaria con alúmina, por sus propiedades refractarias, y relleno orgánico el cual se quema durante el proceso para dejar un ladrillo poroso ligero. Los ladrillos están calificados de acuerdo con el grado de temperatura que pueden soportar y se usan para el recubrimiento de forjas, hornos o como un segundo aislamiento, en el revestimiento de conductores de humos, pozos de calado y cámaras reactores entre otros.
Refractarios de fibra de cerámica, también conocidos como lana de silicato de alúmina.
Formada por una mezcla de dióxido de silicio y dióxido de aluminio fundido, con las fibras se hacen las matas, papel, cuerdas, placas y módulos de bloques.
Peso ligero con una baja conductividad térmica y una excelente resistencia al choque térmico se usa para aislar calderas, hornos, vagonetas de hornos, en las fundiciones de vidrio
materiales-refractarios-alta-calidad-de-productos-vitcas_0

¿Estás interesado en nuestros productos?
¡Contáctenos!